Entre los informes y la realidad

Por Patricia Vargas Bryan

A propósito del Tercer Informe de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, del que seguramente iremos conociendo los datos inexactos que presentó, y también desestimando los logros reales que ha alcanzado su administración federal, me pregunto si la ciudadanía percibe, más allá de las opiniones en medios e ideologías partidistas, cambios significativos en su forma de vida a partir de la llegada de AMLO al poder en México.

El segmento de la población que ha sido beneficiaria de programas sociales, becas, monederos, etc., seguramente percibe un beneficio; sin embargo, si han sido beneficiarios de programas en otras administraciones federales, tal vez no perciban precisamente un cambio. Lo que quisiera señalar es que, en mi opinión personal, los cambios que puede generar un gobierno federal en la vida cotidiana de las personas pueden pasar desapercibidos, a menos de que se trate de crisis pronunciadas que afecten directamente la capacidad adquisitiva, aumenten los créditos o haya un cierre masivo de fuentes de trabajo como ya hemos vivido en otros tiempos.

En cambio, las atribuciones de gobiernos municipales quedan más a la vista de cualquier ciudadano desde que se levanta de su cama hasta que regresa a casa de su trabajo, cuando sale a divertirse, a hacer compras, a ejercitarse, etc. Los municipios están en cargados de los servicios básicos más fundamentales para la vida cotidiana de las personas: el abastecimiento de agua, algunas regulaciones del transporte público, la seguridad pública, el drenaje, la pavimentación, las condiciones de higiene y arboleado en espacios públicos, etc.

Para hacer una evaluación de las administraciones municipales, estatales y federal, necesitamos también de ciudadanía que comprenda cuáles son las obligaciones de cada nivel de gobierno. Y siendo que próximamente concluirá el gobierno de Jorge Zermeño en Torreón, quisiera lanzar preguntas concretas de cómo ha percibido la población el desempeño de esta administración:

¿Han mejorado las condiciones de alumbrado, pavimento, parques y jardines, recolección de basura y limpieza, abasto de agua potable, drenaje pluvial, banquetas transitables para peatones, etc.?

En otros servicios que también ofrece el municipio, ¿se ha percibido una mayor oferta cultural, apoyo a los artistas o mejoramiento de espacios culturales?, ¿las mujeres del municipio se sienten más seguras, empoderadas o autosuficientes a partir de los servicios que ha ofrecido el municipio?, ¿la niñez, adultos mayores y personas con discapacidad perciben una mejora en los servicios que ofrece el DIF a esta población vulnerable?, ¿el municipio ha promovido y apoyado decididamente a los niños y jóvenes que practican deportes en las colonias, barrios y/o centros deportivos municipales?, ¿la ciudad se ha preparado para atraer más inversiones o el gobierno hizo gestiones para mejorar las condiciones de los trabajadores?

Hablando de la administración hacia adentro, ¿se han resuelto los problemas que enfrentan sus trabajadores de pensiones o condiciones de contratación?, ¿se lograron ahorros en la operación de las direcciones en las que hasta el 80% de sus presupuestos se destinan en sueldos y gasto corriente?, ¿se detectaron, investigaron y sancionaron actos de corrupción por medio de los órganos internos de control de las instituciones municipales?, ¿(o van a informar que la administración de ellos también ha sido inmaculada a ese respecto)?

En fin, que estaremos atentos a todos los informes, pero como organismo de la sociedad civil, sobretodo estaremos atentos a la realidad y a lo que la ciudadanía percibe y padece cada día por la falta de acción de sus autoridades.

Facebook: Participación Ciudadana 29 Laguna

Twitter: @pc29laguna

Web: http://www.pc29laguna.org.mx

O actuamos y participamos o el país quedará al “ahí se va”

Por Moisés Picazo

Esta frase popular viene a raíz de que ahora analistas, editorialistas y hasta “intelectuales” están exhortando que como ciudadanos “debemos participar actuar y votar”. Eso es bueno, porque si recordamos, solo la sociedad civil empujaba en este sentido aunque no tuviera mayor repercusión.

Fuera de filias y fobias hay una razón poderosa, por ejemplo citando a José Antonio Crespo en su artículo “La 4Ty Sao Paulo van” El Siglo de Torreón página 6A 22 de diciembre de 2020 “Recordemos en todo caso que el foro de Sao Paulo al que Morena pertenece  desde que surgió; plantea un proyecto de inspiración social que en algunos temas podría aplicar en México. ¿Qué dicen sus documentos? En primer lugar, como cabía de esperar, dice: “Hoy el neoliberalismo lo estamos botando al basurero de la historia de donde nunca debió haber salido”…

“…Por otro lado, el proyecto insiste en que se requiere concentrar tanto poder, pues los beneficiarios del neoliberalismo intentará detener o echar abajo el proyecto paulino…”

“…Los contrapesos del poder y las instituciones autónomas se ven como un estorbo  al proyecto socio-económico y es lo realmente importante”

…”Es decir, desde la oposición los movimientos populares deben aprovechar la democracia, pero una vez conquistado el poder, este debe ser sustituido por el <nuevo modelo>”  Después de estos pequeños extractos los invito a que lo lean-

Ahora veamos el otro lado, digan lo que digan, los partidos opositores tienen todo el derecho a formar alianzas, el mejor ejemplo lo vimos en España, cuando el dictador Franco, “dejó todo amarrado y bien amarrado” para que nadie tocara el régimen dictatorial que le había impuesto a España, se aliaron y se acabó el franquismo.

Por lo tanto el objetivo de todo partido es llegar a conquistar el poder y ejercer este de acuerdo con sus propia filosofía, por eso en México uno de los requisitos es que entreguen su plataforma al INE, para que queden autorizados como tales, en el caso de Morena no es ningún secreto que solo siguen las instrucciones de AMLO, aun a veces contra la ley o adaptando ésta a lo que él ordene.

Esta coalición, si se diera, tiene argumentos para oponerse y hacerle ver a los ciudadanos, todo lo que el actual régimen ha manejado en los asuntos de gobierno y según ellos mismos señalan entre otros casos mencionan lo siguiente: la economía ha estado muy mal manejada pues aunque el crecimiento era modesto: 2% anual, se espera para el 2021 un decrecimiento de menos 9% y la recuperación, tardará hasta después del 2025, la seguridad pública simplemente en asesinatos dolosos superará a los sexenios anteriores, como ejemplo las cifras de Calderón, serán superadas en varios dígitos, las finanzas del gobierno, están en crisis, se acabaron los “guardaditos”, y así podemos seguir con los aspectos de salud, el manejo de la pandemia, los feminicidios, transparencia y rendición de cuentas, México bajo en la inversión extranjera, etc.

Hay un aspecto muy importante que vale la pena mencionar: las fuerzas armadas, después de que el General Lázaro Cárdenas los regresó a los cuarteles, ahora son multiusos, lo mismo manejan empresas, bancos, construyen y administran aeropuertos, manejan aduanas, la salud, la seguridad pública, etc. Esto último, es un grave error pues el ejército es de las pocas instituciones que no han sido desprestigiadas, suprimidas o intervenidas, y se debe conservar la estima y la aceptación que la población le tiene, y ésta no debe perderse, cuando se discutió la ley de seguridad pública algunos legisladores, que nadie escuchó por cierto, mencionaban que ese papel no correspondía a las fuerzas armadas, pues ellas estaban para “eliminar al enemigo”, cosa completamente contraria a un buen policía, que ni siquiera puede usar el arma de cargo salvo que la vida de un ciudadano o la propia estén en peligro.

Por los tanto, participemos, actuemos y votemos o el país “ahí se va”

Facebook: Participación Ciudadana 29 Laguna

Twitter: @pc29laguna

Web: http://www.pc29laguna.org.mx

Covid-19: economía estancada, vidas humanas en juego y aislamiento social

Por Alejandro Buendía

Llegó intempestivamente. Ya habíamos visto luces de crisis en países como China, Italia y España, pero la sentimos muy lejana. No le dimos tanta importancia.

El virus se propagó, visitó a 192 países de todo el planeta y por supuesto México no fue la excepción.

En Coahuila y en la Comarca Lagunera registramos apenas el cuarto contagio confirmado a nivel nacional. De pronto la gente comenzó a sentir temor, dejó a las farmacias y supermercados sin geles antibacteriales, sin cubrebocas, sin antisépticos. A partir de ese momento, todo giró en torno al nuevo virus que tiene paralizado al mundo, sin embargo, nunca se pensó que sus efectos pudieran ser tan adversos, tan preocupantes.

Llegó la fase #1 de la epidemia en México. Se comenzó a divulgar el mensaje de quedarnos en casa, de salir sólo para lo indispensable, de cubrirse la cara con el antebrazo en caso de estornudar o toser. La autoridad pidió extremar precauciones, sin embargo, hasta ese momento, la economía seguía normal, el comercio abierto, los bares y restaurantes disponibles y las empresas trabajando a su máxima capacidad.

De pronto llegó la fase #2 de la epidemia. Los contagios comenzaron a crecer por cientos cada 24 horas, entonces fue hora de tomar medidas más estrictas: la suspensión temporal de todas las actividades económicas no esenciales. Con ellas, bajaron sus cortinas comercios de diversos tipos y tamaños: restaurantes, bares, museos, librerías, tiendas departamentales. La economía comenzó a colapsarse.

Solamente del 13 al 6 de abril, en México se perdieron más de 300 mil empleos formales. ¿El motivo? La falta de circulación, el aislamiento de la fuerza de trabajo, la falta de resistencia de algunos empresarios con capacidad de soportar crisis y la poca afluencia de ciudadanos en los comercios.

De pronto, la esperanza recayó en un hombre, en un líder, en el Presidente más votado en la historia contemporánea de México. Andrés Manuel López Obrador dijo que iba a dar un gran anuncio, un plan de contingencia para salvar al país, para evitar su colapso y para ayudar a los más perjudicados por las medidas de mitigación por la crisis sanitaria que vive México.

Los pequeños y medianos empresarios, aquellos que pagan nómina, agua, luz, teléfono, gas, proveedores, renta e impuestos. Aquellos que no son ricos, que no son millonarios, pero que generan casi el 60 por ciento de los empleos formales del país. Estos emprendedores, con el rosario en la mano, querían escuchar que iban a ser apoyados con algún tipo de subsidio, sin embargo, esto no ocurrió.

En manos del Gobierno Federal está evitar el colapso de la economía mexicana. Por un lado, se entienden las medidas que tomaron, buscan aguantar la fase más complicada del virus sin endeudar al país, para después reactivar la economía generando empleos a través de proyectos de inversión, obra pública y programas sociales. La decisión que tomó López Obrador y todo su equipo es riesgosa, es como un volado, como un duelo mano a mano con el destino y con el futuro de toda una nación.

Los apoyos para las Pymes no llegaron, si acaso se anunció el otorgamiento de créditos con bajas tasas de interés para quienes quieran emprender un negocio, pero para los ya establecidos, no hubo nada, ni un estrechón de manos, ni una palmada en la espalda.

Por lo pronto, quedará esperar si las autoridades mexicanas tomaron la mejor decisión. Sin embargo, también es nuestra responsabilidad como ciudadanos acatar las medidas de mitigación: quedarnos en casa, salir sólo para lo mínimo indispensable y entender que es tan grande el atraso del sistema de salud mexicano, que está en nuestras manos evitar que éste no colapse y cobre la vida de cientos de miles de personas.

Facebool: Participación Ciudadana 29 Laguna

Twitter: @pc29laguna

 

La transformación necesaria

Por Patricia Vargas Bryan

A partir del primero de diciembre del 2018, México entró en un nuevo momento político e institucional que ha encontrado tanto aliados como detractores en una dinámica igual o muy parecida a las anteriores. Sin embargo, el nivel de aprobación del presidente Andrés Manuel López Obrador ha colocado a la oposición y voces críticas en una tela de juicio que raya casi siempre en la acusación por una supuesta falta de patriotismo, o supone que existen fuerzas e intereses oscuros detrás de cada cuestionamiento a las medidas emprendidas por el gobierno federal.

La sociedad civil organizada, especialmente, ha sido blanco de ataques por parte del presidente y sus fanáticos, en redes sociales y otros espacios de opinión, bajo el argumento de que son corruptas (todas), son fifís (todas), son brazos políticos de partidos de derecha (todas), y son malas (todas). Pese a las precisiones que ya han publicado en estos meses representantes de ONG en todo el país, la opinión pública pareciera seguir ignorando la diversidad de temas y problemáticas que atienden (desde asistenciales, atención a personas con discapacidad, de construcción de ciudadanía, de prevención de violencia, de acompañamiento a víctimas, defensa de derechos humanos, etc). También es necesario comprender que las fuentes de financiamiento de la mayoría de las organizaciones son privadas, a través de donativos, o que concursan por recursos ante fundaciones nacionales o internacionales para llevar a cabo sus proyectos.

Hoy compartimos un momento y espacios aptos para la reflexión y la toma de acciones concretas. La cuarta transformación no lo será sino con la participación de enfoques diversos. La sociedad necesita reconocer su capacidad de análisis, de organización e incidencia para evitar que una fuerza política vuelva a tener el papel protagónico y autoritario que llevó a nuestro país a la simulación democrática y las crisis sociales que lastimaron nuestra capacidad para desarrollarnos.

La corrupción, la desigualdad social, la escasez y precariedad de servicios educativos y médicos, la violencia e inseguridad, no serán erradicadas ni medianamente mitigadas por efecto de decretos. Para atender los problemas del país, el país nos convoca a todos. Para evaluar y proponer rutas viables en todos los temas, se requieren enfoques no sólo diferentes sino opuestos. Para gobernar en estos tiempos a México y los mexicanos necesitamos funcionarios y servidores con capacidades finas de mediación y talento para articular espacios de diálogo. Igual en el ámbito municipal que en el estatal y federal, quienes ocupen cargos públicos no tendrán ya nunca a su cargo ciudades de súbditos, ni ciudadanía silencia.

Desde PC29 Laguna seguimos extendiendo la invitación a sumarse a cualquier ciudadana o ciudadano con disposición para colaborar en la construcción de una comunidad exigente con sus gobiernos y propositiva con su entorno. El combate a la corrupción seguirá siendo, desde nuestra trinchera, la principal bandera y razón de ser de nuestro esfuerzo. La nuestra no es una posición de enfrentamiento, sino un cuestionamiento ciudadano dispuesto a la suma de capacidades para enfrentar los retos nuevos y los viejos.