Opinión

Muy buen sábado prenavideño, te invito a leer mis REFLEXIONES ÉTICO-EXISTENCIALES

Luis Alberto Vázquez Álvarez

RESPONSABILIDAD POR RESPETO A LA VIDA

¿Soy yo acaso guardián de mi hermano?
Génesis 4. 9

Esa respuesta de Caín a Jehová a la pregunta ¿Dónde está tu hermano? “La voz de su sangre clama a mí desde la tierra”, la continuamos escuchando ante las diversas crisis por parte de quienes no tienen respeto a la vida humana. Ha meses eso solamente correspondía a delincuentes, lo mismo asesinos que hambreadores y saqueadores del erario, en especial de lo destinado para los más pobres, pero no; estas semanas han sumado un nuevo conglomerado entre los inconscientes de la responsabilidad de cuidar la vida de los demás ante la pandemia.

El concepto “responsabilidad” ha sido estudiado ampliamente por los filósofos morales desde la antigüedad y tiene una fuerte carga ética. Está asociada a compromisos y obligaciones que nos enlazan con los demás seres humanos; restrictivamente como individuos o en comunidad y hasta con la naturaleza y planeta como cuna de esta sociedad.

Los seres humanos actuamos, damos respuestas a nuestro entorno ya sea con acciones u omisiones y este proceder nos genera una responsabilidad ética reveladora que estamos en un aquí y en un ahora con otros seres humanos. Compartimos el mismo mundo y generamos lazos, compromisos, obligaciones y actitudes comunes.

Martín Buber nos ubica en tres presencias: Yo, Tú y Ello; entendámonos, no todo es solamente “Yo”; cuando digo “Tú” hay un “YO” para él y entonces, yo soy un Tú para aquel; por lo tanto, somos semejantes y tenemos mutuamente las mismas obligaciones entre nosotros y con el “Ello” que es el mundo, la naturaleza. Más preciso: El otro se me hace presente como un “Yo”; lo cual va constituyendo nuestra conciencia de la existencia de los demás y nos convoca a responder como cartuja civil.

Para Emmanuel Levinas, la responsabilidad empieza con la sola presencia del otro, es compromiso, es hacerse cargo del otro. Implica que frente a cualquier otro he adquirido una obligación, una dependencia ética de la que no me puedo desprender. Es ese quien me concientiza que nada valemos por sí solos, nos necesitamos, somos indigentes, vulnerables y excluidos, pero ante la presencia social podemos crecer si somos presupuestos que explican al hombre con un rostro más humano.

Para kant, la responsabilidad es la virtud individual de concebir libre y conscientemente los máximos actos posibles para que nuestra conducta sea un imperativo categórico universalizable que todos los seres humanos debemos aspirar a cumplir.

Para Nietzsche la responsabilidad es esencial en el ser humano, ya que no es por cuestiones divinas lo que nos sucede, sino por nuestras decisiones y así, cuando incumplimos con ella, rompemos el balance natural de la vida social.

Hans Jonas establece que “La responsabilidad emana de la libertad; la responsabilidad es la carga de la libertad” y entonces referencia a la “responsabilidad del hombre por el hombre”. Ante el peligro del fin de la existencia humana, la vida se vuelve un imperativo; así surgen la “Autorresponsabilidad”; la responsabilidad ante la sociedad; ante la humanidad; ante la naturaleza y hasta ante Dios.

Responsables somos todos, especialmente cuando la insensata subjetividad de muchos vulnera la vida humana; ellos utilizando desde creencias religiosas, filosóficas o ideológicas, justificaciones económicas y hasta sectarismos políticos, anteponen sus intereses a la lucha por la supervivencia. No podemos seguir sacrificando la vida de las personas por la egoísta sobrevaloración que le damos a costumbres sociales o intereses mercantiles. La responsabilidad debe expresarse en el cuidado de la salud y la vida para que estas favorezcan al bienestar y plenitud humana, en lugar de exterminarla.

Finalmente, y en el sentido central de esta reflexión ante la actitud de muchas personas que no entienden que es indispensable cuidar las normas que dictan las autoridades de salud, ante el uso partidista irrespetuoso de la vida con el que muchos políticos lucran, Platón dice que “Cuando alguien permite que la pasión le ciegue el juicio o fija su atención en lo bueno que puede tener lo malo, es responsable; y la falta de responsabilidad es ignorancia”.

Muy Feliz Navidad con responsabilidad.

Opinión

Día Internacional contra la Corrupción

Patricia Vargas Bryan

António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas, envió un mensaje a propósito del Día Internacional contra la Corrupción, que se conmemora cada 9 de diciembre:

“La corrupción es criminal e inmoral, y representa la máxima traición a la confianza pública. Es aún más perjudicial en tiempos de crisis, como está ocurriendo ahora en el mundo con la pandemia por el COVID-19. La respuesta al virus está creando nuevas oportunidades para explotar la supervisión débil y la transparencia inadecuada, desviando recursos que debían estar destinados a personas que se encuentran en su momento de mayor necesidad.”

Sabemos que la corrupción no es un fenómeno exclusivo de México ni los comportamientos delictivos son marca registrada de los mexicanos. Sin embargo, al escuchar el mensaje de Guterres, no podemos dejar de pensar en lo que hemos visto y lo que tal vez jamás veremos que está ocurriendo con los recursos públicos en nuestro país y nuestro estado durante estos meses de pandemia.

Tanto instituciones federales como estatales y municipales, se han visto en la obligación de destinar recursos para la emergencia por Covid-19 pero también en la posibilidad de hacerlo por adjudicaciones directas gracias al decreto  de “acciones extraordinarias en las regiones afectadas de todo el territorio nacional en materia de salubridad general”. El argumento de las autoridades ha sido la escasez a nivel mundial de algunos de estos insumos y el encarecimiento de los equipos, materiales y medicamentos. Pero hemos visto también el trabajo de organizaciones de la sociedad civil que ha revelado que se trata de pretextos, para cometer actos por lo menos deshonestos en este momento en que la corrupción, como dice Guterres, es criminal e inmoral.

Por parte del gobierno federal, este 2020 se perfila para llegar a ser el año con más adjudicaciones directas en más de una década, según un estudio de Mexicanos Contra la Corrupción. Además, las instituciones con más contratos dados por adjudicación directa son Diconsa, Canal 11 y la Secretaría de Cultura, entre otras. Esta tendencia sugiere que las malas prácticas prevalecen aún en dependencias que no están relacionadas de manera directa con la atención a la salud.

Los estados han tenido la misma puerta abierta para designar recursos y hacer compras en esta modalidad, a precios altos y con empresas de dudosa procedencia. Desgraciadamente, la información real sobre lo que están gastando será difícil de conseguir inmediatamente para su análisis y publicación en medios, y por parte de otros organismos que dedicamos esfuerzos al combate a la corrupción.

La ONU dedica un día específico para recordarle a gobiernos y ciudadanía de todo el mundo sobre la importancia de vigilar, participar y construir instituciones y procesos para hacer frente al cáncer de los negocios personales con dinero público.

Recordemos también que no se trata de casos aislados ni de buenas o malas personas en el servicio público y las empresas privadas con las que operan; la corrupción es, siempre, una red extensa de personas que operan bajo el amparo de un sistema de impunidad generalizada en México, que han nacido y se cultivan en un caldo que culturalmente cada vez los señala más y les permite menos políticamente al ser descubiertos.

informes coahuila
Opinión

Informes deshumanizados; ciudadanía ausente

Por Alejandro Buendía

Esta semana el gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme, presentó su tercer informe de gobierno. Por los estragos de la pandemia, éste tuvo que ser de manera discreta, con sólo 80 invitados, en el Congreso estatal. La parafernalia, los besa manos por diversas ciudades del estado y la fuerte proyección en medios de comunicación no se pudieron dar en esta edición.

Todo parecería indicar que se hicieron las cosas diferente, sin embargo, el contexto de cerrazón y hostilidad no ha terminado.

Los informes de gobierno, en lugar de fungir como un ejercicio de fiscalización y rendición de cuentas ante la ciudadanía, se han convertido en una disertación de una o dos horas en donde los funcionarios exhiben sus “extraordinarias labores”. La autocrítica no existe, la participación de la ciudadanía es fantasmagórica y los aplausos estériles son el adorno perfecto para una “obligación constitucional” cada vez más vacía.

Cifras, cifras y más cifras. Las estadísticas son los indicadores más fríos del mundo; deshumanizan, dibujan ficciones alejadas a la realidad, maquillan aquellas cosas y situaciones que se ven a diario en las calles, en los cruceros, en los centros de trabajo.

Hablar de informes de gobierno, no importa que sean del gobernador, alcalde, presidente municipal o diputados, es abrazar a la demagogia. La distancia entre el funcionariado y la ciudadanía es cada más más obtusa, más ancha, más lejana.

¿Por qué no avanzamos como sociedad? Porque los mecanismos de participación son complejos y, en algunas ocasiones, inaccesibles. Porque en los gobiernos no caben las críticas, los señalamientos y las observaciones. Porque un funcionario, sea del partido que sea y de la ideología que sea, tiende a rechazar cualquier tipo de retroalimentación; se ofenden y desacreditan a quien emite la crítica.

Nosotros, como ciudadanía, debemos forzar más la cloaca para promover la participación organizada, independiente e institucionalizada.

Construir canales sólidos y seguros de interlocución para poner sobre la mesa temas puntuales que afectan a la ciudadanía, generar indicadores que ayuden a diseñar políticas públicas de prevención y acción en contra de fenómenos negativos que se presentan en la sociedad. Despartidizar las relaciones con gobierno, aumentar la presencia de órganos autónomos e independientes que funjan como garantes de independencia de las instituciones, en fin, la lista es kilométrica.

El trabajo por hacer es gigantesco. Gobierno, por su puesto, continúa manejando su barco hacia el fortalecimiento de su sistema político y de sus objetivos partidistas. Mientras tanto, la ciudadanía coahuilense tiene la oportunidad de organizarse y de sentar las bases para que, en un futuro, un informe de gobierno no sea solamente una cínica exposición del “buen trabajo” que hace cualquier funcionario, sino un verdadero ejercicio de rendición de cuentas que abone a detectar áreas de oportunidad que lleguen a soluciones verdaderas.

El sueño, la utopía, es consolidar un canal abierto, autónomo, independiente y democrático en donde sociedad civil pueda, si así se dan las cosas, incidir de manera directa en las decisiones que impactan a todas y todos.

Facebook: Participación Ciudadana 29 Laguna

Twitter: @pc29laguna

Web: http://www.pc29laguna.org.mx

Opinión

El Espejo Cercano

Reformar. Cambiar para mejorar. RAL

Miguel Ángel Ordaz

Un cheque en blanco le sirve al que lo recibe para que el decida la cifra que se le antoje o le acomode; él lo puede utilizar para mejorar su situación, para decidir cómo apoyar a los que lo requieren, para gastarse la cantidad en pitos y flautas, para proyectar como mejorar las condiciones de vida de su familia o del vecindario; para gastarlo en lo que no necesita, en fin, eso puede llegar a ser el Congreso de Coahuila a partir de enero del año 2021, si no lo fiscalizamos. El cheque es del gobernador, resultado de la elección del pasado mes de octubre

Podrá alegar cuando lo reciba que ello es el resultado de su esfuerzo personal, familiar, de grupo, o de una cofradía, y que por ello pude compartir la cantidad que le puso, con cualquiera de ellos, si así lo desea; en blanco y al portador y que puede servir para acceder a más beneficios, sin importar quien expide ese cheque. En mi colaboración anterior explicaba algunos de los nefastos efectos del rompimiento del equilibrio de poderes, y que, en México, este equilibrio solo ha sido formal, y en no pocos casos se ha mantenido como una simulación más, juego favorito del sistema político que nos cargamos.

En este escenario es donde serán definidas las relaciones entre el gobierno y la sociedad en esta terrible situación que vivimos; donde se debemos discutir la pertinencia de las reglas y prácticas vigentes de beneficio para la sociedad o para el gobernante. La práctica de tantas décadas nos dice que el beneficiario ha sido este último. Por ello es hora de poner sobre la mesa, de llevar a juicio a lo que Guillermo O’Donnell ha llamado “democracia delegativa” donde se diluye -a partir de la práctica-  la efectiva representación otorgado por un mandato de los ciudadanos a los servidores públicos que elegimos: los titulares del poder ejecutivo estatal y municipal y quienes integran a los órganos colegiados del congreso y los Cabildos, Diputados, y Síndicos y Regidores.

Esta figura de O’Donnell, es nuestra democracia representativa, que por sus hechos en Coahuila nos debe muchas explicaciones y amerita hacer lo necesario para ponerla sobre la mesa; si bien es menester revisar y en su caso reformar la estructura legal en la que se soporta, también debatir y proponer nuevas reglas para el ejercicio de sus funciones donde la discusión, el debate, los acuerdos, las propuestas, los procesos, instrumentos y mecanismos de toma de decisiones se estructuren en beneficio de los representados; donde los asuntos que se integren a las diversas agendas sean los que le interesan a los mandantes, a la comunidad.

El reflejo del espejo del Congreso Nacional nos presenta la distorsión de la representación popular, espacio donde se negocian los asuntos de acuerdo a los intereses personales y de grupo: del presidente, de los presidentes de las bancadas, de los presidentes de los partidos o de sus dueños, de los que compraron sus franquicias; donde se acuerda el trato a los asuntos fundamentales valiéndoles nuestras necesidades e intereses; es ver a donde fue a parar nuestro mandato.

¿Cómo fue que en Coahuila se llegó a contratar una deuda de más de 36 mil millones de pesos, y que a la fecha solo por intereses se ha pagado una cantidad similar y un abono ridículo a capital? ¿Quiénes aprobaron los créditos correspondientes y donde están ahora? ¿Por qué se sigue manteniendo en el presupuesto anual, que se destine hasta un 3% del total para gastarlo en publicidad y propaganda? Son algunas preguntas que buscan provocar al amable lector para invitarle a la reflexión y la participación que nos dé como resultado la elaboración de nuestra Agenda, la Agenda de la Sociedad, que represente nuestros intereses y permita rescatar la representación que les mandatamos al gobernador, alcaldes, diputados, síndicos y regidores. Claro que hay más preguntas y dudas sobre la gobernación y la representación.

 

 

 

  

 

Opinión

A quién debemos apoyar como ciudadanos

                                                                                              Moisés Picazo Salazar

Tal vez el tema nos parezca muy trillado o repetitivo, pero no debemos dejar de insistir, ya que los problemas que estamos viviendo, si bien no hay forma de resolverlos de manera rápida y en el corto plazo, ”no hay mal que dure cien años”; y, si nos organizamos, nos unimos y fijamos metas y prioridades, podremos avanzar y en un plazo razonable. Podremos salir del hoyo en que nos encontramos. Me refiero a los problemas económicos, de salud, de seguridad, de trabajo digno y bien remunerado y de educación.

De salud no solo la ausencia de enfermedades, sino como la OMS la define “Es el estado completo de bienestar físico, mental y social”. Aquí se antoja preguntar: ¿Cuántos mexicanos tenemos o disfrutamos de ese estado de bienestar integral?

Todo esto viene a cuento porque ya inició el proceso electoral 2020-2021, en el que se van a elegir 15 gobernadores, 500 diputados y varios miles de presidentes municipales y una manera de influir, por no decir el único generalizado, en el que podemos intervenir para que se escuche nuestra voz es el VOTO.

Teóricamente tenemos los tres poderes autónomos, el ejecutivo: presidente de la república, gobernador o presidente municipal, el legislativo: Congreso de la Unión, cámaras de diputados y senadores y en los estados el congreso del estado.

El judicial, con la Suprema corte de Justicia, tribunales, magistrados, jueces, así simplificado y en general y el correspondiente de los estados con los Tribunales Superiores de Justicia y su estructura equivalente al Federal, todo simplificado y sintetizado.

 El problema es que en México por tradición el ejecutivo asume y controla  los dos poderes autónomos y nosotros como ciudadanos, no queremos actuar de manera que esto funcione como en teoría debía de ser, y esta negligencia y poco interés se debe a que el sistema nos ha hecho analfabetas cívicos pues hemos vivido en la orfandad cívica, son muchos años de adoctrinamiento que no es fácil quitárnosla de encima y seguimos actuando como siervos inútiles en lugar de ser verdaderos ciudadanos, pero si no conocemos nuestros derechos mucho menos los vamos a ejercer y a exigir.

Recordemos que los diputados tienen tres funciones básicas o primordiales que nos afectan en nuestro diario vivir y bienestar como arriba se mencionó y debemos repetirlos hasta el cansancio y son:

Representar a la ciudadanía y ver por los intereses de ésta.

Legislar, o sea, hacer leyes que rijan el estado de derecho y administración pública de la entidad, y que sean benéficas para la ciudadanía y no en contra de ésta.

Fiscalizar, supervisar, evaluar y dar seguimiento al ejecutivo en el buen desempeño de éste, en el uso y aplicación de los recursos presupuestales de manera adecuada.

Haciendo un análisis, aún muy somero, nos daremos cuenta que estas funciones básicas no se están cumpliendo

Tal vez se piense que es muy prematuro tocar el tema, pero no, pues hay muchos partidos que se quieren ”sacrificar” y ser candidatos y la verdad no es creíble que quieran hacer algo por nosotros y por este país, y si bien no nos van a preguntar al respecto para decirnos por quienes quieren que votemos,  desde ahora debemos darles seguimiento, informarnos, hacerles marcaje personal y en su momento exigir que cumplan con su trabajo.

www.pc29laguna.org.mx

Facebook: Participación ciudadana 29

Twitter: @pc29laguna