Opinión

Otros pendientes

Por Miguel Ángel Ordaz

Cuando el engaño, la mentira, la simulación, el abuso de poder, el cinismo, la falsa modestia, el encapsulamiento en campana de cristal se pueden identificar en una persona, esa es un legislador; claro que no todos son así pero una vez que consiguen el voto para tener un mandato, asumen algunas de las características señaladas. También asumen otras conductas que acompañan a una transformación física y de presencia: Algun@s embarnecen, aumentan de peso y pasado algún tiempo, brillan y se nota que están en tratamiento facial y capilar, pero el cambio más importante es el olvido, ¿Qué olvidan? su origen, en cuanto tienen un mandato otorgado por los ciudadanos, se olvidan de su  obligación fundamental, la representación de los intereses de los mandantes, es decir, nosotros, su compromiso con la sociedad, con la comunidad y su desarrollo.

A cambio de este olvido, están más que prestos para formar parte de la nómina y los beneficios adicionales que implica el cargo para el que fueron votados; así mismo y al parejo de la búsqueda de buenas posiciones y nuevas amistades que les reditúen, se involucran en la rebatiña (v. concurrir a porfía a coger algo, arrebatándoselo de las manos unos a otros) por las presidencias y secretarías de las Comisiones del Congreso, mismas que representan privilegios y poder político; en la medida que se van posicionando de cargos se van alejando de los compromisos e intereses de quienes otorgamos el mandato.

Sin embargo, esto ocurre en gran medida porque al igual que ellos -los legisladores- nosotros los ciudadanos, los miembros de la comunidad, también caemos en el olvido de nuestros derechos fundamentales de exigir se cumpla a plenitud el mandato otorgado por la vía del voto; concluida la elección con los sabores y sinsabores que dejaron los resultados, damos vuelta a la página; aunque no todos lo hacemos, una buena parte de la comunidad sí. Para que no se nos olvide debemos insistir en que el poder que tienen deriva de la voluntad de los ciudadanos, en el doble rol de mandantes -los que mandan- y contribuyentes, por lo que debemos precisar algunas cosas: el derecho político de votar y ser votado deriva de la relación entre ciudadanos y representantes por lo que la primera obligación que tiene el legislador es la representación efectiva de quien lo votó; el dinero del que dispone el gobierno, no es de quien gobierna, no es de la persona  por lo que no es un favor, no es de agradecer cuando se aplica para atender necesidades y mejorar servicios públicos, es obligación.

Por efecto demostración y porque es y ha sido el modelo a seguir en los gobiernos locales, lo que sucede en el congreso nacional suele repetirse en forma, modalidad y practica en los congresos locales y no se diga en los Cabildos, donde el que gana, gana todo y en el que la oposición habla, discute, protesta, grita, es aplastada por la mayoría, y en ocasiones su presencia solo es testimonial. Sin embargo, en este intento de regresión a los tiempos de 1970 y años posteriores (centralización, estatización, autoritarismo) con la propuesta de iniciativa de reforma constitucional al sector eléctrico, los políticos siguen entendiendo que la democracia es en un día, voto y olvido, por ejemplo, uno de los 45 compromisos que el presidente López Obrador estableció durante la toma de protesta para su cargo y encargo…”respetar a los contratos suscritos por gobiernos anteriores…dar seguridad a las inversiones… en México habrá respeto al Estado de Derecho” todo a partir de la instalación de un nuevo modelo económico. Amable lector en PC 29 analizamos estos aconteceres que nos dicen para dónde van los legisladores que mandatamos; es el momento de llamarles y llamarlos a cuentas sobre el partido que tomarán en este importante y delicado asunto, involúcrate, participa, te decimos cómo.  

En el Cajón

Parece que regresión es el verbo, y complicidad y mentada al electorado, a toda la sociedad. La intención,  según se puede observar, serán los votos faltantes a Morena y satélites, y parece que el tamaño de la cola de su presidente y coordinador parlamentario en cámara de diputados – ex gobernadores de Campeche y Coahuila- así lo decidirán, son del PRI. Para ellos y todos los diputados y senadores, de aprobarse la reforma de marras, estos datos* deben llamar su atención: inversiones ya realizadas por 81 mil millones de dólares se perderían, 24 mil millones de dólares en inversiones planeadas para los próximos años, y por demandas presentadas por grandes empresas 200 mil millones de dólares más. ¿Tienen este dinero el Presidente y asesores, diputados y senadores, gobernadores, diputados de congresos locales, para cubrir estos costos que por intransigencia y complicidades resultarían de aprobarse dicha reforma? Pues el Transitorio Tercero inciso A dice “Los permisos de generación eléctrica otorgados por y los contratos de compra – venta de electricidad con el sector privado se cancelan…” y el Transitorio Cuarto “la participación en la generación de energía eléctrica del sector privado se sujetará a la planeación y control de la Comisión Federal de Electricidad”. El futuro de las nuevas generaciones y del país queda al capricho, intereses y vísceras de unos cuantos.        

Facebook: Participación Ciudadana 29 Laguna

Twitter: @pc29laguna

Web: http://www.pc29laguna.org.mx

Opinión

Otra vuelta y la oportunidad

Por Miguel Ángel Ordaz

Variopinto.adj. Multiforme, mezclado, diverso, abigarrado que ofrece diversidad de colores y aspectos. RAL

Los efectos de la crisis sanitaria a un año de su inicio han sido devastadores; se multiplica: de sanitaria pasó a económica, y de ésta a social. Asunto grave, complejo, tiene que ver con todo.

A pesar de las emergencias y rezagos que han caracterizado a nuestro país, lo que en otras latitudes se ve como oportunidad para mejorar, para innovar, o para crear, en el nuestro solo ha servido para medrar, saquear, desaprovechar y dejar pasar. Unos ven hacia el futuro, otros se ocupan de resolver de mejor manera el presente para sentar bases firmes para lo que está por venir en nuestro país, otra oportunidad que se perfila como perdida y el asomo del rostro muy conocido de volver al círculo, otra vez.

Mismas formas, mismas caras, mismos mensajes, y toda la parafernalia que significa un proceso electoral sin que los actores consideren que el entorno ha cambiado, que son nuevas circunstancias con los mismos problemas, pero magnificados, acompañados de la descalificación del árbitro antes del partido, y sometido a permanentes ataques de quien denuncia el fraude antes de la elección. 

El motivo de los ataques: hacer valer la ley, en este caso la Constitución, que los mismos que aprobaron la regla que se aplica, ahora la rechazan. Sí, amable lector, estoy hablando de la SOBRE REPRESENTACION en la Cámara de Diputados que se viene dando desde la elección de 2012, se repite en 2015 beneficiando al PRI, que en alianza con ese negocio llamado Partido Verde, tuvo el 8.2% y el 9.7% en el reparto de las asignaciones de representación proporcional en los años citados, cuando el tope es del 8%.

Sin embargo, en la elección de 2018 la sobre representación se fue al 15.7%, beneficiando a Morena y partidos con los que fue en alianza; el fondo de la discusión deriva del acuerdo del INE que pretende hacer valer la ley para el proceso electoral de este 2021. Los argumentos del árbitro, del partido que se siente afectado y del titular del ejecutivo irán a parar al TRIFE, donde por su composición supone, favorecerán al quejoso; se trata del pago de favores, si esa es la decisión.

Mientras esto sucede  (la discusión sobre el acuerdo del INE y las acusaciones del partido en el gobierno y del gobernante), reaparecen frases, caras, propuestas sin posibilidades de ser cumplidas, las alertas suenan por todos lados haciendo tanto ruido que abruma, y los números se van instalando en la realidad que vivimos: contagios, fallecimientos, asesinatos, desabasto de medicamentos, retraso en la vacunación, desempleo, caída de la economía, deserción escolar, feminicidios, en fin, una larga lista que no da tiempo de hacer un alto y reflexionar sobre lo que sucede en torno al poder y su ejercicio. Donde camina campante la violación a la ley mediante la adjudicación de contratos sin licitación previa, se atiza la violencia verbal a partir de la incontinencia ejecutiva  que distrae y establece el tema del día, mismo que los medios replican criticando los dichos y abandonando en la mayoría de los casos el cumplir con el compromiso social que tienen; no se pueden perder los contratos de publicidad, por supuesto.

Votar, claro, es importante, pero en estos momentos estamos acusando el subdesarrollo político; la oportunidad la tiene el órgano electoral de retomar el camino de promoción y formación de una verdadera cultura política, la democracia inicia a partir del voto, no termina con él, en estos momentos su mejor aliada en el asedio que vive este órgano, será la sociedad. No permitamos más a diputados y senadores que se comportan como hetaíras políticas, ni tránsfugas legislativos.

“El autócrata tiende a no considerar importante, ni siquiera digno de tomar en cuenta, el mal que generan sus decisiones” afirma Hannah Arendt, y aquel que se encuentre en ciernes busca generar condiciones para su proyecto, desarrollando un discurso polarizador para dividir a la sociedad. Masha Gessen en su libro Sobreviviendo a la Autocracia, una vez que analiza todos los sistemas de gobierno en el mundo, señala que la construcción de un gobierno autocrático tiene 3 etapas: 

Tentativa, que se caracteriza por atacar credibilidad de los medios de comunicación y de sus críticos, mentir sin cesar, y generar confusión informativa.

Ruptura, periodo en el que se vulnera al sistema electoral al restarle credibilidad, fomenta la abstención, permite los fraudes, y ataca a la democracia como sistema.

Consolidación, donde el autócrata y quienes lo acompañan acumulan poder y riqueza.

Estimado lector, en PC 29 te invitamos a que razones tu voto a pesar de las alternativas para elegir representante, participes en y con tu vecindario, y te preguntes en cuál de las etapas que señala Masha Gessen nos encontramos, o ni siquiera hemos iniciado.

www.pc29laguna.org.mx

Facebook: Participación ciudadana 29

Twitter: @pc29laguna

Opinión

A quién debemos apoyar como ciudadanos

                                                                                              Moisés Picazo Salazar

Tal vez el tema nos parezca muy trillado o repetitivo, pero no debemos dejar de insistir, ya que los problemas que estamos viviendo, si bien no hay forma de resolverlos de manera rápida y en el corto plazo, ”no hay mal que dure cien años”; y, si nos organizamos, nos unimos y fijamos metas y prioridades, podremos avanzar y en un plazo razonable. Podremos salir del hoyo en que nos encontramos. Me refiero a los problemas económicos, de salud, de seguridad, de trabajo digno y bien remunerado y de educación.

De salud no solo la ausencia de enfermedades, sino como la OMS la define “Es el estado completo de bienestar físico, mental y social”. Aquí se antoja preguntar: ¿Cuántos mexicanos tenemos o disfrutamos de ese estado de bienestar integral?

Todo esto viene a cuento porque ya inició el proceso electoral 2020-2021, en el que se van a elegir 15 gobernadores, 500 diputados y varios miles de presidentes municipales y una manera de influir, por no decir el único generalizado, en el que podemos intervenir para que se escuche nuestra voz es el VOTO.

Teóricamente tenemos los tres poderes autónomos, el ejecutivo: presidente de la república, gobernador o presidente municipal, el legislativo: Congreso de la Unión, cámaras de diputados y senadores y en los estados el congreso del estado.

El judicial, con la Suprema corte de Justicia, tribunales, magistrados, jueces, así simplificado y en general y el correspondiente de los estados con los Tribunales Superiores de Justicia y su estructura equivalente al Federal, todo simplificado y sintetizado.

 El problema es que en México por tradición el ejecutivo asume y controla  los dos poderes autónomos y nosotros como ciudadanos, no queremos actuar de manera que esto funcione como en teoría debía de ser, y esta negligencia y poco interés se debe a que el sistema nos ha hecho analfabetas cívicos pues hemos vivido en la orfandad cívica, son muchos años de adoctrinamiento que no es fácil quitárnosla de encima y seguimos actuando como siervos inútiles en lugar de ser verdaderos ciudadanos, pero si no conocemos nuestros derechos mucho menos los vamos a ejercer y a exigir.

Recordemos que los diputados tienen tres funciones básicas o primordiales que nos afectan en nuestro diario vivir y bienestar como arriba se mencionó y debemos repetirlos hasta el cansancio y son:

Representar a la ciudadanía y ver por los intereses de ésta.

Legislar, o sea, hacer leyes que rijan el estado de derecho y administración pública de la entidad, y que sean benéficas para la ciudadanía y no en contra de ésta.

Fiscalizar, supervisar, evaluar y dar seguimiento al ejecutivo en el buen desempeño de éste, en el uso y aplicación de los recursos presupuestales de manera adecuada.

Haciendo un análisis, aún muy somero, nos daremos cuenta que estas funciones básicas no se están cumpliendo

Tal vez se piense que es muy prematuro tocar el tema, pero no, pues hay muchos partidos que se quieren ”sacrificar” y ser candidatos y la verdad no es creíble que quieran hacer algo por nosotros y por este país, y si bien no nos van a preguntar al respecto para decirnos por quienes quieren que votemos,  desde ahora debemos darles seguimiento, informarnos, hacerles marcaje personal y en su momento exigir que cumplan con su trabajo.

www.pc29laguna.org.mx

Facebook: Participación ciudadana 29

Twitter: @pc29laguna

congreso coahuila
Opinión

Al Congreso de Coahuila, otra vez los mismos

Por Patricia Vargas Bryan

Están por cumplirse los tres años correspondientes a la LXI Legislatura del Congreso de Coahuila. Como nunca antes, las expectativas sobre este grupo de diputados era alta pues la ciudadanía logró en las urnas una conformación que no era abrumadoramente priísta. El último año la presidencia del Congreso fue encabezada por un diputado del PAN, Marcelo Torres, y por ello los organismos de la sociedad civil esperábamos que esa condición realmente marcara una diferencia en cuanto a las propuestas, las votaciones y los resultados en rendición de cuentas de la administración estatal. Nos quedamos esperando.

De cara al próximo proceso electoral que llamará a las urnas el 7 de junio, hemos observado un clima en el que se esperan los mismos resultados: altas cifras de abstinencia y altos grados de frustración ante la oferta de candidatos que están por ofrecer los partidos.

La falta de participación ciudadana en las elecciones no debe asociarse solamente a una apatía generalizada por participar. Lo hemos dicho antes, pero debemos decirlo cada vez más claro y fuerte: el sistema de partidos y las dinámicas entre ellos en Coahuila, no incentiva la participación electoral, sino al contrario.

El PRI ha publicado la lista de sus candidatos en los distritos de La Laguna, y ahí van muestras claras de que ese partido, pero no de manera exclusiva, no ha hecho la autocrítica que la ciudadanía necesita de ellos y la ha manifestado en los últimos procesos electorales y la abrumadora búsqueda de un cambio por la pobre oferta local.

Va de nuevo, y que nadie se sorprenda, Eduardo Olmos Castro a contender por un distrito (el IX). Junto a otros ex alcaldes de cuestionables desempeños en San Pedro y Matamoros respectivamente, también contendrá la actual secretaria general del PRI en Torreón, Olivia Martínez.

Sí, el mismo ex alcalde de Torreón a quien la Coparmex pidió su renuncia públicamente por serios casos de opacidad, desorden y corrupción en el 2012. El mismísimo ex alcalde que solicitó un amparo cuando se le investigaba por delitos contra la salud y robo de combustibles, junto a otros finísimos personajes de la escena. En el 2017, el Juez Primero de Distrito en La Laguna sentenció al extesorero de Olmos a prisión por diez años, multa e inhabilitación para obtener otro cargo público. ¿Qué dice el PRI a la ciudadanía lagunera al proponer esta candidatura? ¿Es una burla, cinismo, ingenuidad o falta de olfato estratégico? Tal vez apuestan a la desmemoria de la sociedad, pero para eso constituimos a Participación Ciudadana 29.

Fue durante la administración de Olmos que decidimos, un grupo de mujeres con trayectoria en diferentes ámbitos de participación social y política, salir a manifestar el hartazgo ante tales expresiones de autoritarismo, prepotencia y corrupción por parte de la administración de Olmos Castro. Que coincidió con la administración estatal más dañina que recordemos en la historia actual, y de la que seguiremos pagando sus consecuencias, al parecer, durante décadas y generaciones más.

Pero, finalmente, esos candidatos pintan claramente una fotografía de quiénes son los partidos, cómo es la clase política regional. Ellos, son lo que hay. Ya pidieron licencia del cabildo de Torreón Ignacio Corona, quien ha ido saltando de partido en partido para continuar figurando en la esfera política local, e Ignacio García del PAN.

Si bien gran parte del padrón electoral decide no acudir a votar por diputados locales debido a la paupérrima oferta de los partidos o el reciclaje eterno de nombres conocidos, debemos considerar que la abstinencia no afecta a los intereses de los partidos. Con o sin legitimidad, los señores y señoras llegan a ocupar sus cargos, continuar sus viejos vicios, hacer sus negocios, cobrar sus sueldos que son más ridículos que justos, y al último quedan las necesidades de la comunidad.

Hagamos más que dejar de votar: tomemos en serio la marca personal, la observación sistemática al cumplimiento de sus funciones, subamos el costo en medios y redes por cada una de sus malas decisiones. Exhibamos, hasta cansar y decir no más, sus corruptelas, incongruencias y falta de capacidad para gobernar.

www.pc29laguna.org.mx

Facebook: Participación ciudadana 29

Twitter: @pc29laguna

Opinión

Y vinieron por mí…

Por María de los Ángeles Ordoñez

Analogía. f. Relación de semejanza entre cosas distintas. Diccionario de la Real Academia

En los procesos de cambio en cualquier organización seria se parte de un diagnóstico que permita conocer los problemas que se tienen y a partir de ello, iniciar los cambios necesarios, en estructura y función. Conocida la realidad, se discute y decide lo que ha de hacerse para que todo funcione bien y mejore. Es evidente que esta lógica no es del interés del gobierno desde hace años, sin embargo, se han reformado y creado nuevas organizaciones que han sido positivas (autonomías como las del Banco de México, el Inegi, el IFE en su momento, entre otros), y que han servido a los distintos gobiernos para tomar sus decisiones. Si sabemos que reformar es cambiar para mejorar, cambiar de régimen es una enorme reforma y por lo tanto serían de esperarse, grandes mejoras.

En un contexto donde los reclamos sociales se tornan rápidamente en violencia cuando los encapuchados aparecen (alto a los feminicidios, protesta contra la violencia en la UNAM), los diputados y senadores de la República dan muestras de cómo se defienden sus intereses, no los nuestros, y hacen su aporte para la formación de un esquema de centralización y concentración de poder del titular del Ejecutivo y a estas fechas, existe la incertidumbre de un cambio, y no sabemos hacia donde o si es un salto al pasado. Tal parece que nos enfilamos una vez más a recorrer el mismo circulo de cada 6 años, donde se aplazan los impulsos importantes para mejorar y prever un buen futuro para las próximas generaciones; Martín Niemöller (1892-1984) pastor luterano alemán, escribió el siguiente poema: “primero vinieron pos los socialistas , y yo no dije nada, porque yo no era socialista, luego vinieron por los sindicalistas , y yo no dije nada, porque no era sindicalista, luego vinieron por los judíos, y no dije nada porque yo no era judío, y luego vinieron por mí, y no quedó nadie para hablar por mí”. ¿Porqué viene al caso este poema? Porque primero vinieron por las Comisiones Nacional de Hidrocarburos y Reguladora de Energía, y nadie dijo nada, vinieron por el CONEVAL, y nadie dijo nada, vinieron por el Instituto Nacional de Evaluación Educativa, y nadie dijo nada; y era lógico que así sucediera, ya que previo, habían venido por las reglas de operación de los programas sociales, las desaparecieron, y nadie dijo nada, lo mismo habían hecho con los censos necesarios, los eliminaron, nos quedamos sin registros, y nadie dijo nada; están viniendo por la Ley de Adquisiciones, eliminado las licitaciones y adjudicando contratos, debiendo licitarlos, y nadie dijo nada; por lo que sucede en la Cámara de Diputados, preparan el camino para venir por el INE, y no sería remoto hicieran lo mismo con el INAI; antes de confirmar el poema de Niemöller, aún podemos decir algo para que este no sea aplicado en México  sí; al menos hacer una reflexión que se mantiene en el tiempo, y se aplica a México. En 1938, en Alemania, noviembre 9 y 10 da inicio una persecución, la de los judíos, a partir de lo que se conoció como la noche de los cristales rotos, lapidando y destruyendo sus negocios. Bien sabemos que sucedió en esa época y como termino ese esfuerzo centralizador en Alemania.

Después de haber sido un ferviente admirador e impulsor de Adolfo Hitler, Martín Niemöler se convierte en un crítico de su gobierno, sobrevive a un campo de concentración y a la guerra. Estamos ante un modelo popular que describe los peligros de la apatía política, concluye.

En estos tiempos en México, el balón debe rodar en la cancha de toda la sociedad si no queremos recordar por mucho tiempo este poema.

www.pc29laguna.org.mx

Facebook: Participación ciudadana 29

Twitter: @pc29laguna