Opinión

Cansados de que nos defrauden

Por Alejandro Buendía

Aunque muchas personas no lo recuerden, en 2020, particularmente en el mes de octubre, Coahuila celebró jornada electoral para elegir a los nuevos integrantes del Congreso local.

El periodo de campañas fue intenso; debates, spots en medios de comunicación, anuncios espectaculares, videos en redes sociales. Durante varias semanas las y los ciudadanos estuvimos saturados de información emitida por las candidaturas que aspiraban a ocupar una curul en el Palacio Legislativo de Saltillo.

Así, fugazmente, llegaron las elecciones y, por consecuencia, se declararon ganadores y perdedores y es allí, en ese justo momento, en que todo cambió.

Resulta inadmisible que perfiles como los de Shamir Fernández Hernández y Tania Flores hayan defraudado y traicionado a las personas que votaron por ellos.

Tras sólo cinco días de haber tomado protesta como diputados locales, optaron por solicitar licencia para participar en el proceso electoral de este año. Fernández irá, todo parece indicar, por una diputación federal, mientras que Tania Flores buscará la presidencia municipal del municipio de Ocampo.

No es la primera vez que sucede esto, pero irrita y decepciona que las y los candidatos estén exhortando a la ciudadanía a votar, a participar, a confiar en sus proyectos, y de buenas a primeras renuncien a todo con tal de conseguir un hueso más grande. A eso, en México y en el otro lado del mundo, se le llama fraude.

Me imagino a un Instituto Electoral valiente, severo, estricto, con reglas que protejan las decisiones electorales de las y los ciudadanos. ¿A caso no estaría mejor que la ley obligara a las y los candidatos electos a cumplir, al menos, dos terceras partes del tiempo destinado en sus respectivos puestos?

Una vez más, la ciudadanía fue utilizada y manipulada por los actores políticos que participaron en dicha elección. El PRI, tan hábil como siempre, utilizó el poder de arrastre de Shamir Fernández, así como su trabajo de estructura, para asegurar el Distrito y recuperar el poder en el Congreso, ya con el objetivo logrado, éste pidió licencia, pretextó causas personales y buscará una diputación federal.

No se dejen engañar, amigas y amigos lectores, este 2021 tendremos la obligación de votar por alcaldías y diputaciones federales. Escuchemos las propuestas, critiquemos alianzas, señalemos áreas de oportunidad, pongamos temas puntuales sobre la mesa y exijamos a las y los candidatos que cumplan con su obligación adquirida.

Ya basta de que nos defrauden, estamos cansados de que sólo nos utilicen y nos hagan sentir como títeres. Nosotros, en las urnas, tenemos el poder de terminar con estas prácticas que, sean del partido que sean, decepcionan y desmotivan a una ciudadanía cada vez menos participativa.

Facebook: Participación Ciudadana 29 Laguna

Web: http://www.pc29laguna.org.mx

Twitter: @pc29laguna

Opinión

Elogio a la bonhomia

Por Luis Alberto Vázquez

Cuando se abrió la caja de Pandora, supuesto “regalo” que el furioso Zeus enviaba a la humanidad tras la entrega a ella del fuego divino que Prometeo había robado al Olimpo, saltaron los peores males del mundo y se esparcieron por él; sólo quedó dentro una pequeña lucecita, pero con un fulgor inmenso que nos iluminaria por la siempre: “La Esperanza”.

Inicio esta reflexión con su conclusión que se traduce como dos preguntas: ¿Sería posible generar muchos “álter ego” de las personalidades que aquí parabolizo? ¿Será posible que limpiemos nuestros ojos y alma del odio irascible que se ha propagado y aceptemos lo bueno que nos ofrece la vida en todas sus manifestaciones?

En el siglo XII la jerarquía eclesiástica cristiana vivió en una creciente opulencia; olvidó obedecer el mensaje evangélico de Jesús de Nazareth, coexistiendo con sus postulados de una vida pobre. Hubo un hombre llamado originalmente Giovanni quien en su juventud sustentó una vida disipada; incluso participó en guerras. Hacia 1205 una voz interior lo conmovió y adoptó desapego a lo terrenal, expresando a sus cercanos: “… pienso casarme, y la mujer con la que pienso comprometerme es tan noble, tan rica, tan buena, que ninguno de vosotros visteis otra igual”. Una noche, en el silencio de la oración recibió el mensaje: “Francisco ve y repara mi iglesia, que como ves está en ruinas”. Entonces adoptó ese nombre recibido y, con espíritu de obediencia, alegre de sentirse amado y llamado por el Padre, decide ceder todos sus bienes a los humildes y manifestó su deseo infinito de esposar a la señora Pobreza.

A Francisco se unieron aquellos que como él deseaban vivir el Evangelio al pie de la letra, en pobreza, castidad y obediencia. El espíritu de Francisco de Asís ha sido por siglos inspirador de fraternidad universal en la construcción del diálogo entre todos los seres humanos; ejemplo en la caridad, en la bondad y en el desapego a los efímeros bienes materiales. Es un perfecto ejemplo de “Bonhomía”: que significa afabilidad, sencillez, honradez y bondad humana, únicas claves para una felicidad auténtica y permanente.

El Papa Francisco predica claramente con humildad. Ha roto con muchas tradiciones que nada tienen que ver con la pobreza evangélica del humilde carpintero de Nazareth: Le es indispensable utilizar un anillo papal, usa uno de plata, no de oro como sus antecesores; su cruz pectoral está forjada en un metal común, no de oro con brillantes; rechaza la estola bordada en oro y usa una sencilla sin ornatos pomposos. Ordenó quitar el trono papal de oro cambiándolo por una simple silla de madera. Convirtió el fastuoso palacio de Castel Gandolfo, tradicional residencia veraniega papal, en museo abierto al pueblo. Se traslada en un automóvil descubierto en lugar del papamóvil blindado. Más impresionante es su actitud humanista de no pedir castigo contra nadie ni aumentar penitencias e invita a su misa diaria a jardineros, oficinistas y empleados de limpieza del Vaticano; él ve una iglesia donde los pobres son primero.

Los tradicionalistas quisieran conservar una Iglesia ligada a la riqueza: vituperan violentamente contra Francisco por su cercanía a los humildes, fingen ser lo auténticos mensajeros del evangelio, pero sus actos dicen todo lo contrario: “En la cátedra de Moisés se sientan los escribas y los fariseos. Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo; mas no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen” Mateo 23.3

Francisco destaca que la misión de Jesús es persistir en “la humildad”, “la mansedumbre, la capacidad de estar cerca del más necesitado”. Toca y abraza a la gente; la mira a los ojos; la escucha, vive siempre cercano; quita las barreras de protección y seguridad a su persona y permite hasta que le palpen. Hoy por hoy existen personas honestas que procuren cambiar la forma de vivir el poder y convertirlo en servicio a los demás. Debemos creer en la sinceridad de quienes aman al ser humano y quieren reparar el mal existente. Aceptemos a quienes buscan el bien comunitario.

Para este 2021me quedo con unas palabras maravillosas del papa Francisco en su mensaje navideño; ojalá todos nosotros pudiéramos seguirlas y hacerlas realidad viviendo la bonhomía: “En este día de fiesta pienso de modo particular en todos aquellos que no se dejan abrumar por las circunstancias adversas, sino que se esfuerzan por llevar esperanza, consuelo y ayuda, socorriendo a los que sufren y acompañando a los que están solos”.

Facebook: Participación Ciudadana 29 Laguna

Twitter: @pc29laguna

Página web: pc29laguna.org.mx

  

Opinión

O actuamos y participamos o el país quedará al “ahí se va”

Por Moisés Picazo

Esta frase popular viene a raíz de que ahora analistas, editorialistas y hasta “intelectuales” están exhortando que como ciudadanos “debemos participar actuar y votar”. Eso es bueno, porque si recordamos, solo la sociedad civil empujaba en este sentido aunque no tuviera mayor repercusión.

Fuera de filias y fobias hay una razón poderosa, por ejemplo citando a José Antonio Crespo en su artículo “La 4Ty Sao Paulo van” El Siglo de Torreón página 6A 22 de diciembre de 2020 “Recordemos en todo caso que el foro de Sao Paulo al que Morena pertenece  desde que surgió; plantea un proyecto de inspiración social que en algunos temas podría aplicar en México. ¿Qué dicen sus documentos? En primer lugar, como cabía de esperar, dice: “Hoy el neoliberalismo lo estamos botando al basurero de la historia de donde nunca debió haber salido”…

“…Por otro lado, el proyecto insiste en que se requiere concentrar tanto poder, pues los beneficiarios del neoliberalismo intentará detener o echar abajo el proyecto paulino…”

“…Los contrapesos del poder y las instituciones autónomas se ven como un estorbo  al proyecto socio-económico y es lo realmente importante”

…”Es decir, desde la oposición los movimientos populares deben aprovechar la democracia, pero una vez conquistado el poder, este debe ser sustituido por el <nuevo modelo>”  Después de estos pequeños extractos los invito a que lo lean-

Ahora veamos el otro lado, digan lo que digan, los partidos opositores tienen todo el derecho a formar alianzas, el mejor ejemplo lo vimos en España, cuando el dictador Franco, “dejó todo amarrado y bien amarrado” para que nadie tocara el régimen dictatorial que le había impuesto a España, se aliaron y se acabó el franquismo.

Por lo tanto el objetivo de todo partido es llegar a conquistar el poder y ejercer este de acuerdo con sus propia filosofía, por eso en México uno de los requisitos es que entreguen su plataforma al INE, para que queden autorizados como tales, en el caso de Morena no es ningún secreto que solo siguen las instrucciones de AMLO, aun a veces contra la ley o adaptando ésta a lo que él ordene.

Esta coalición, si se diera, tiene argumentos para oponerse y hacerle ver a los ciudadanos, todo lo que el actual régimen ha manejado en los asuntos de gobierno y según ellos mismos señalan entre otros casos mencionan lo siguiente: la economía ha estado muy mal manejada pues aunque el crecimiento era modesto: 2% anual, se espera para el 2021 un decrecimiento de menos 9% y la recuperación, tardará hasta después del 2025, la seguridad pública simplemente en asesinatos dolosos superará a los sexenios anteriores, como ejemplo las cifras de Calderón, serán superadas en varios dígitos, las finanzas del gobierno, están en crisis, se acabaron los “guardaditos”, y así podemos seguir con los aspectos de salud, el manejo de la pandemia, los feminicidios, transparencia y rendición de cuentas, México bajo en la inversión extranjera, etc.

Hay un aspecto muy importante que vale la pena mencionar: las fuerzas armadas, después de que el General Lázaro Cárdenas los regresó a los cuarteles, ahora son multiusos, lo mismo manejan empresas, bancos, construyen y administran aeropuertos, manejan aduanas, la salud, la seguridad pública, etc. Esto último, es un grave error pues el ejército es de las pocas instituciones que no han sido desprestigiadas, suprimidas o intervenidas, y se debe conservar la estima y la aceptación que la población le tiene, y ésta no debe perderse, cuando se discutió la ley de seguridad pública algunos legisladores, que nadie escuchó por cierto, mencionaban que ese papel no correspondía a las fuerzas armadas, pues ellas estaban para “eliminar al enemigo”, cosa completamente contraria a un buen policía, que ni siquiera puede usar el arma de cargo salvo que la vida de un ciudadano o la propia estén en peligro.

Por los tanto, participemos, actuemos y votemos o el país “ahí se va”

Facebook: Participación Ciudadana 29 Laguna

Twitter: @pc29laguna

Web: http://www.pc29laguna.org.mx

Opinión

La nuestra

Por Miguel Ángel Ordaz

Ya llegaron, estamos al inicio de ellas, las vemos igual que antes, no han cambiado nada, siguen tan campantes y contentas como si no hubieran cambiado las cosas. La pandemia es solo un accidente para ellas, para algunos que las acompañan es una situación a la que se le puede sacar raja, beneficio político. 

Sí, amable lector, ya están aquí las campañas político – electorales para renovar Congreso en Coahuila, por lo que se han saturado los medios de información con imágenes – todas muy limpias, coloridas, y rostros que presentan cutis de bebé- frases que van de lo trivial y obvio: “si quieres seguir seguro vota X”, “los jóvenes sabemos de tus necesidades, internet, tabletas para tus hijos…”, otros van por más presupuesto en salud para asegurar equipo, infraestructura, medicamentos…”, en fin, de todo como en botica. Pero lo que se puede observar es que mientras unas se ven estancadas en la frase y la imagen, otras van con la dádiva por delante y algunas transitan del qué al cómo pero no nos dicen de dónde saldrán los recursos; eso sí, todas se montan en los problemas de salud y educación.

Parece que la imaginación se agotó y con ella se evidencia la distancia con la sociedad a la que, como al nopal, solo la voltean a ver cuando hay elecciones. La coyuntura que significa esta crisis de crisis podría significar la oportunidad para que también nosotros, los ciudadanos, podamos hacer nuestra oferta, que en principio será la de rescatar la calidad de mandantes que tenemos en tanto que somos los que otorgamos el mandato mediante el voto a quienes nos representarán en el Congreso. 

Y con razón se preguntará, amable lector, ¿Cuál será nuestra oferta? Presentar nuestra propia agenda, que bien podemos denominar la Agenda de la Sociedad, la Agenda Social, ya que la que los diputados y sus partidos elaboran atiende intereses del ejecutivo, de las dirigencias de los partidos y sus proyectos políticos personales. ¿Cuáles son los asuntos que más nos han lastimado?, ¿Qué trato han recibido?, ¿La autoridad competente qué ha hecho?, ¿Las leyes aplicables nos han servido de algo?, ¿Los responsables de su aplicación han hecho bien su trabajo?, ¿Qué parte de la estructura legal es pertinente en la situación que vivimos y está por venir?  Otras tantas preguntas como problemas tengamos podrán surgir. 

Con el ánimo de abrir la discusión pongo sobre la mesa lo que a mi juicio nos ha lastimado más, no solo por el hecho, sino también por el engaño y la simulación: la deuda de Coahuila, que encaja en las preguntas anteriores, como también 2 de las 3 obligaciones básicas del legislador: la representación y la fiscalización. La primera no existe, y la segunda queda supeditada al mayoriteo y los compromisos y complicidades entre poderes, y finalmente la existencia de presupuesto para lo que originalmente se estableció como “difusión de la obra de gobierno” y luego transmutó a publicidad, como si el gobierno vendiera algo, y después a propaganda, termino ideológico que  permite al gobernante mantenerse en campaña permanente; me refiero a un gasto que por ley es el 3% del presupuesto anual, pero por lo general al final se gasta más de lo aprobado.

Solo para tener una idea, durante el primer año del gobierno del primero de los hermanos, este gasto ascendió a casi 2 millones de pesos diario y hoy debe andar en más o menos 2.4 millones de pesos.

En el cajón. Si queremos establecer lo que puede esperarnos los próximos 3 años, solo hay que ver los candidatos del partido que ofrece estar más seguros: uno de ellos formó parte de 2 legislaturas, en la primera aprobó la contratación de lo que conocemos como megadeuda y en la segunda, legalizó la deuda ilegalmente contratada. 

www.pc29laguna.org.mx

Facebook: Participación ciudadana 29

Twitter: @pc29laguna

Opinión

Elecciones en Coahuila: ¿merecemos a esos candidatos?

Por Patricia Vargas Bryan

Finalmente iniciaron las campañas de candidatos a diputados locales en Coahuila. Históricamente, se trata de las elecciones que registran mayor abstencionismo en la entidad, y no es gratuito.

La ciudadanía, en general, desconoce las atribuciones de sus representantes en el poder legislativo, tanto de sus diputados como de regidores a nivel municipal. Por lo tanto, la observación y el seguimiento que se da al trabajo de los mismos, también es escaso. Sin embargo, en el trabajo de cabildos y congresos locales recaen tareas fundamentales para mejorar la calidad de vida de la ciudadanía. Son las y los diputados quienes proponen, modifican y aprueban las leyes que rigen nuestra vida diaria; también es obligación de los integrantes del congreso fiscalizar a las instituciones del gobierno estatal, es decir, vigilar y solicitar cuentas de todas las secretarías y sus dependencias para evitar actos de corrupción y garantizar que lleven a cabo sus planes y programas. Otra atribución muy relevante de la Cámara de Diputados es revisar y aprobar el presupuesto del estado. 

La explicación de la baja participación ciudadana en las elecciones de diputados sin duda obedece a múltiples factores. No se trata de un desinterés cultural por participar en la vida pública, como podemos constatar en el número de partidos nuevos en Coahuila (en estas elecciones participan 11 partidos), o en los foros de discusión y noticias que se comparten en redes sociales. Se trata más, estoy convencida, de un desinterés provocado intencionalmente por las mismas instituciones del Estado, porque les representa el beneficio de la oscuridad para seguir maniobrando a favor de intereses partidistas o privados. No se nos olvide que fue el congreso el que legitimó una deuda ilegal en Coahuila por la que pagaremos por generaciones.

El Congreso falla, como institución, en comunicar adecuada y oportunamente sus labores. Los diputados promueven su imagen individualmente pero difícilmente comunican a detalle sus tareas en el congreso. Las autoridades electorales, que además deben encargarse de promover la participación ciudadana, no implementan programas y proyectos eficaces con este último objetivo. Los partidos utilizan al congreso como la cancha donde se reparten prebendas y hacen tratos para beneficiar a sus amigos con contratos, o aumentar sus presupuestos designados.

Por décadas, en Coahuila esperamos contar con un congreso más plural, que representara un verdadero contrapeso y balance al poder del ejecutivo estatal. Esta última legislatura prometía serlo, pero la avaricia y las luchas de poder fueron más importantes de librar para los diputados que las necesidades de los habitantes del estado. Y la próxima legislatura no parece representar un gran avance.

Para este proceso las opciones para la ciudadanía son paupérrimas: ex alcaldes o regidores involucrados en graves escándalos de corrupción durante sus administraciones; diputados que buscan su reelección sin haber ofrecido un solo resultado positivo durante su gestión; cuadros jóvenes sin experiencia en política o siquiera laboral de algún otro giro; influencers y exfutbolistas…

La propuesta de los partidos en Coahuila es un reflejo fiel de su visión de política: una vía para acceder al poder y al dinero público. Pero es un reflejo también de lo que, como ciudadanos, hemos permitido y facilitado. ¿Se imaginan a esos candidatos en Suiza? Y no es que en países democráticos desarrollados no existan la corrupción o los intereses privados, sino que la ciudadanía ha comprendido el valor de su participación y el costo tan alto de no involucrarse.

www.pc29laguna.org.mx

Facebook: Participación ciudadana 29

Twitter: @pc29laguna